Bajo petición del equipo del Programa de Identificación de Asteroides Cercanos a la Tierra del SVO, hemos creado, entre otro material multimedia, un pequeño documental para presentar su nuevo proyecto de ciencia ciudadana. Echa un vistazo y averigua cómo puedes descubrir asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra desde el sofá de tu casa.

El Observatorio Virtual (VO) representa la visión de que los recursos astronómicos públicos, las bases de datos principalmente, deberían todos funcionar en conjunto, como un todo estandarizado. La Alianza Internacional de Observatorios Virtuales (IVOA) es la organización internacional que estudia y acuerda los estándares necesarios para hacer posible el VO, y que coordina los observatorios virtuales nacionales. En España, las actividades del VO las desarrolla el Observatorio Virtual Español (SVO), cuyo equipo central se encuentra en el ESAC de la ESA, en el edificio del Centro de Astrobiología (CAB) de INTA y CSIC. Además de desarrollar las actividades del VO en España y de poner bases de datos estandarizadas y otros recursos al alcance astrónomos profesionales, el SVO tiene sus propios proyectos, entre los que se incluyen muchas actividades de educación y divulgación científica y un programa de ciencia ciudadana.

Los proyectos de ciencia ciudadana son programas de investigación científica desarrollados parcialmente por científicos no profesionales, en otras palabras, son actividades a través de las cuales el público general puede contribuir a la ciencia. Cualquiera puede colaborar ayudando a los científicos en las estapas de una investigación que no requieren formación específica y que no serían asequibles si se pretendiese que fuesen realizadas por profesionales. Las actividades que los participantes deben realizar a menudo requieren algún tipo de interpretación de imágenes. Por ejemplo, en el programa de ciencia ciudadana del SVO, los colaboradores deben tratar de identificar NEA en archivos astronómicos.

Los NEA (Asteroides Cercanos a la Tierra) son cualquier NEO salvo los cometas. Los NEO (Objetos Cercanos a la Tierra) son cualquier SSSB (Pequeño Cuerpo del Sistema Solar) cuya órbita puede acercarlo a la Tierra. En otras palabras, un NEA (Asteroide Cercano a la Tierra) puede ser un asteroide, pero también cualquier otro cuerpo pequeño del Sistema Solar, excepto los cometas, por ejemplo, un meteoroide o un centauro, cuya órbita eventualmente lo acercaría a la Tierra. Un tipo particularmente interesante de NEA son los PHA (Asteroides Potencialmente Peligrosos), que tienen una magnitud de 22 o superior y cuya MOID (Mínima Distancia de Intersección Orbital) con la Tierra es inferior a 7,5 MKm. Cuando un NEA se clasifica por primera vez como potencialmente peligroso, sus parámetros orbitales generalmente no se conocen con precisión, y por lo tanto, existe una probabilidad no despreciable de que este objeto colisione con la Tierra. Hasta ahora, esta probabilidad nunca ha sido superior al 3%, y por supuesto, después de hacer mediciones adicionales, para todas los PHA hasta la fecha se ha descartado la posibilidad de impacto. Sin embargo, sabemos que los meteoritos impactan contra la superficie de la Tierra, y por lo tanto, si seguimos buscando, algún día, en algún momento, encontraremos un objeto que se mueva directamente hacia nosotros y en ese momento tendremos que decidir que hacer al respecto.

El programa de ciencia ciudadana del SVO “Near-Earth Asteroids Precovery” nos ofrece a todos la oportunidad de descubrir o “precover” NEA en archivos astronómicos. El termino inglés “precover” se refiere a descubrir un objeto que ya era conocido en un conjunto de datos donde no se había identificado con anterioridad. De vez en cuando, se descubren nuevos NEA, sin embargo, los “precover” son mucho más comunes, lo que no significa necesariamente que sean menos útiles. Calcular la órbita de un objeto astronómico implica medir su posición en múltiples ocasiones. Cuanto más separadas estén estas mediciones en el tiempo, con mayor precisión podrá calcularse la órbita. Determinar con precisión los parámetros orbitales es de vital importancia para objetos como aquellos asteroides que tienen una probabilidad no despreciable de impactar la Tierra. Como indicamos antes, cuando un NEA se clasifica por primera vez como potencialmente peligroso, sus parámetros orbitales generalmente no se conocen con precisión. Los “precovery” de ese mismo NEA en nuevos grupos de datos permiten a los astrónomos medir su posición cuando está en un punto diferente de su órbita, lo que subsecuentemente aumentará la precisión con la que se conocen sus parámetros orbitales. Repetir este proceso es la herramienta que finalmente permite confirmar o descartar la posibilidad de impacto que originalmente era incierta. Apophis es un excelente ejemplo de lo importante que pueden ser los “precovery”. Descubierto el 19 de junio de 2004, las observaciones indicaron la probabilidad más alta hasta la fecha (2,7%) de que un gran asteoride impactase contra la Tierra en 2029. No fue hasta que se analizaron las imágenes  “precovery” tomadas en marzo de 2004, cuando se pudo descartar la posibilidad de un impacto.

 

   

 

El Programa de Identificación de Asteroides Cercanos a la Tierra del SVO depende de complejos cálculos: Cada vez que se identifica un objeto, los astrónomos determinan primer lugar si ese objeto ya se conocía previamente. No es una tarea fácil, pero por lo general logran encontrar el objeto identificado en una base de datos existente. Una vez que encuentran el objeto, los investigadores proceden a combinar los datos conocidos previamente con los obtenidos en el “precovery” para obtener parámetros orbitales más precisos y determinar si la clasificación del objeto debe reevaluarse. Sin embargo, desde el punto de vista del usuario, no hay complicaciones en absoluto. La interfaz del programa online es muy fácil de usar y no requiere de ningún conocimiento previo. El procedimiento de identificación de PHA y NEA se basa en la comparación de imágenes de la misma región del cielo tomadas con varios minutos de diferencia. La gran mayoría de los objetos que aparecen en las imágenes son estrellas y galaxias, que aparecerán en la misma posición en todas las imágenes. Por el contrario, los NEA, son objetos cercanos con altas velocidades relativas, y aparecerán en posiciones ligeramente diferentes. Identificar aquellos objetos cuya posición cambia entre imágenes es todo lo que el usuario debe hacer.

Con una versión funcional de este software que ya se ejecuta con normalidad en sus servidores online, todo lo que quedaba por hacer era anunciarlo a la gente, y ahí es donde entramos en escena. Como decíamos antes, entre otro material multimedia, hemos creado un pequeño documental para la presentación de este proyecto. El cortometraje incluye secuencias originales, tanto filmadas como generadas por ordenador; el guón original se ha escrito de cero y ha pasado por revisiones de numerosos expertos; y la edición integra es original de Space Robotics. Podríamos describir el proyecto con otra página de texto, pero quizás es mejor dejarlo aquí a vuestra disposición: