«Explorando el Cosmos» es la última herramienta publicada por el proyecto «Sal a Ver las Estrellas». Diseñado de cero por un equipo multidisciplinar de Nubalo Studios, este recurso comprende una exposición actual sobre las ciencias espaciales y una aplicación de realidad aumentada que te permite interactuar con toda la exposición sin más que apuntar a los pósteres con la cámara de tu móvil.

 

Acerca de «Sal a Ver las Estrellas»

“Sal a ver las estrellas” es un proyecto desarrollado por SpaceRobotics.EU (una división de Nubalo Studios S.L.), cofinanciado por la Sociedad Española de Astronomía (SEA) y la Fundación Española para la Ciencia Y la Tecnología (FECYT) y dedicado al desarrollo de herramientas gratuitas que faciliten el fomento y la divulgación de la astronomía. Dentro de «Sal a ver las estrellas», «Explorando el Cosmos» es el proyecto más reciente y también el más grande hasta la fecha.

 

Acerca de «Explorando el Cosmos»

«Explorando el Cosmos» es una exposición dirigida a despertar el interés por la astronomía, resolver algunas de las dudas más comunes sobre el universo, y servir como complemento a otros proyectos curriculares sobre el espacio. Esta, consta de dos elementos principales: una serie de pósteres o fichas formativas, y una aplicación que los usuarios deben descargar en su terminal para interactuar con ellos. Los pósteres, son el principal recurso informativo de “Explorando el Cosmos”. Cada uno, bien aborda una pregunta concreta, o presenta un tema relacionado con el espacio; así, por ejemplo, hay fichas que resuelven inquietudes como por qué Plutón ya no es un planeta o cómo se mueve el Sol, mientras que otras exponen temas que varían desde el color de las estrellas hasta la naturaleza de los agujeros negros. En cada ficha, la información se expone de forma clara y concisa mediante esquemas gráficos e imágenes expresivas y visualmente atractivas diseñados específicamente para transmitir de un solo vistazo la esencia de cada cuestión.

 

Sobre «NubaloAR»

Aunque unas fichas sencillas, directas y casi sin texto distinguen a «Explorando el Cosmos» de otras exposiciones, la app de realidad aumentada es quién realmente marca la diferencia. Bajo el nombre de “NubaloAR”, puede encontrarse y descargarse de forma totalmente gratuita tanto en el Apple Store como en Google Play. Con ella, la exposición se convierte al instante en una experiencia AR interactiva. Si con la aplicación abierta, apuntamos la cámara de nuestro móvil (o tablet) hacia cualquiera de las fichas, veremos como sobre ella comienzan a aparecer diferentes elementos de realidad aumentada. A partir de este punto, las posibilidades son ilimitadas, pues podemos hacer aparecer en la pantalla cualquier elemento imaginable: Imágenes en 3D que aporten profundidad a las fotografías, animaciones digitales que den vida a cada una de las ilustraciones, botones que activen diversas funciones como audios explicativos o videos complementarios, y gráficos dinámicos e interactivos. En definitiva, toda una nueva dimensión de la exposición a un click de distancia. 

Con «NubaloAR» en sus teléfonos, los visitantes no tienen necesidad de una audioguía convencional. Y como tienen en sus propias manos el dispositivo de realidad aumentada en sí, no tendrán que esperar en ninguna cola para acceder a estos contenidos. «NubaloAR» y otras aplicaciones similares prevalecerán en los museos durante la próxima década, y esto no solo se debe a su conveniencia y accesibilidad. De hecho, hemos demostrado con éxito que el uso de «NubaloAR» aumenta significativamente la cantidad de conocimientos retenidos por los visitantes. Esto sucede debido a dos de los resultados que tiene la utilización de estas tecnologías: en primer lugar, favorece que los visitantes exploren el conjunto completo de la exposición, y por otra parte (y de hecho más importante), facilita el aprendizaje. 

La aplicación hace que los visitantes tiendan a explorar la exposición al completo porque convierte la visita en un juego. Cuando llegas al primer póster, sacas tu móvil, y descubres todos los contenidos o animaciones ocultos; vives el aprendizaje de una manera nueva y diferente, e inmediatamente querrás ver que esconde la siguiente ficha, y la siguiente después, y al final no quieres irte sin saber que hay oculto detrás de cada imagen. El éxito de este sistema puede en parte atribuirse a la novedad. Acostumbrados a exposiciones más tradicionales, la gente se ve inevitablemente atraída por un modelo más innovador, y esto supone un aliciente para alargar la visita. Pero el éxito de la novedad es efímero si no se sustenta sobre una base más sólida, en este caso, la interactuabilidad. La aplicación, transforma una visita al uso en la que uno se limita a mirar y escuchar, en una actividad interactiva en la que debemos intervenir si queremos sacar el máximo partido y descubrir todo lo que tiene que ofrecer. Como dice la cultura popular, “cuanto más, más, y cuanto menos, menos”. Si nuestra interacción no se requiere y no emprendemos una actividad, cada vez tendremos menos ganas de hacer nada, el cuerpo tiende al reposo, y terminamos por irnos. Pero si nos vemos “obligados” a intervenir y esta acción retorna una respuesta inmediata positiva, en este caso, conocimientos, animaciones y de más, la actitud se verá reforzada: cuanto más hagamos, más ganas tendremos de hacer, y así, se logra fomentar el interés.

La cantidad es importante, y por su puesto, cuanto más porcentaje de la exposición vean los visitantes, mejor. Si buscamos que el público aprenda más sobre el espacio, el primer paso es transmitir los conocimientos. Pero de nada sirven todos los conocimientos del mundo, por muchos y muy buenos que sean, si el usuario no logra retenerlos. Y es aquí donde hace su entrada otro grato efecto de esta tecnología, la facilitación del aprendizaje. La experiencia ha probado que no todos los métodos de aprendizaje son igual de efectivos. Si bien es cierto que cada cual tiene más facilidad para aprender a su manera, ciertos métodos han demostrado ser, en general, notablemente más prácticos que otros. Así, si recibimos la información de forma audiovisual, la retendremos con más facilidad que si simplemente la vemos, leemos o escuchamos por separado. De la misma manera, aprendemos mejor mediante métodos activos que nos involucran en el proceso de aprendizaje que si simplemente nos limitamos a recibir la información de forma pasiva. Teniendo esto en cuenta, la exposición que incluye una app de realidad aumentada gana por partida doble: primero, por presentar los contenidos de forma audiovisual y no ofreciendo de forma independiente una audioguía y un contenido visual, y segundo, porque para acceder a estos contenidos es necesario una intervención explícita, lo que proporciona esa experiencia de aprendizaje activo que, como decíamos, ha probado ser más eficiente que el tradicional.

A veces, se da la casualidad de que lo divertido también es lo bueno; en este caso, ver como el agujero negro de un póster cobra vida y comienza a succionarlo todo a su alrededor, o presenciar en directo la colisión sideral entre dos exoplanetas, además de ser entretenido, nos está facilitando la asimilación de nuevos conocimientos sobre las ciencias espaciales. 

 

 

Cómo conseguir «Explorando el Cosmos»

Con la app de realidad aumentada, los visitantes exploran la astronomía con interés y se involucran con la ciencia de una forma completamente nueva que sin duda despertará el interés de más de uno. Pero para causar un verdadero impacto e inspirar a cientos de jóvenes, no solo hace falta un buen método, también es necesario que este alcance el público general y que llegue a todos los rincones. Precisamente con el propósito de ser accesible al público más amplio posible, “Explorando el Cosmos” se ha diseñado como una exposición DIY (do it yourself – hágalo usted mismo), por lo que no es necesario desplazarse a un museo para disfrutarla, ni existe ningún tipo de trámite necesario para conseguirla, simplemente hay que montarla. Por supuesto, solo un gran centro dispondrá de los recursos necesarios para imprimir las imágenes en paneles de varios metros de ancho; pero cualquiera puede acceder a ellas mediante internet y descargarlas de forma gratuita para imprimirlas a tamaño folio y colgarlas en las paredes de casa o de una pequeña escuela. La app funciona de la misma manera con cualquier tamaño de imagen y el contenido de la exposición será siempre el mismo. 

 

Más acerca de «Explorando el Cosmos»

Además del DIY, este método de distribución on-line, en el que tanto el software (la app) como el material (los pósteres) se suministran a través de internet, tiene otra ventaja: una gran capacidad de cambio: Sí algún usuario detecta un error, el producto puede corregirse de forma casi instantánea mediante una actualización; si la comunidad científica reporta un nuevo descubrimiento referente al contenido de alguna de las fichas, la app puede incluirlo en el AR para darle visibilidad; y si se quiere añadir un nuevo póster a la colección, de nuevo una simple actualización bastará para incluirlo en las prestaciones de realidad aumentada. De hecho, este otoño, tras la fecha de lanzamiento, se encontrarán disponibles en salaverlasestrellas.com doce pósteres iniciales, pero se prevé incluir uno nuevo por cada mes que el proyecto se encuentre en activo, lo que convierte “Explorando el Cosmos” en una exposición dinámica y siempre actualizada, que en todo momento puede adaptarse a las últimas novedades y a las demandas del público.

Los pósteres y la app son sin duda el plato principal, pero no son los únicos recursos que pueden descargarse en salaverlasestrellas.com. Sin afán de quitarle protagonismo a la realidad aumentada, en la exposición “Explorando el Cosmos” se han incluido otros añadidos, como, por ejemplo, figuras imprimibles en 3D que complementan la información que presentan las fichas o los podcast educativos de la Astronauta LiLi. 

La Astronauta LiLi es una figura pública que desde 2013 actúa como divulgadora científica en colegios y diversas instituciones relacionadas con el espacio. Desde el primer momento se ganó el afecto de su joven público, y en los últimos años ha cobrado gran importancia, reuniendo cientos de asistentes en sus eventos y miles de seguidores en las redes sociales donde se la puede encontrar como @astronautalili. El personaje, se ha dado a conocer por todo el país, trabajando con reconocidas instituciones como la ESA, el INTA, o el MUNCYT; y su capacidad para interesar al público en la astronomía queda fuera de toda duda. Tras conocer el Show de la Astronauta Lili o participar en actividades similares, muchos padres y docentes expresan su interés en más recursos para dar a conocer el espacio de forma rigurosa pero amena. Recursos que, a ser posible, puedan llevarse consigo. El podcast de la Astronauta LiLi incluido en “Explorando el Cosmos” es una respuesta a esta demanda. Cada uno de los audios que conforman esta serie, todos ellos disponibles de forma gratuita en Ivoox.com, diserta sobre el tema expuesto en una de las fichas formativas. De esta manera, los padres o profesores que lo deseen, pueden extender sin dificultad la información que aporta cada ficha de la exposición con solo buscar el podcast correspondiente y darle al “play”.