Creamos para el equipo de desarrollo CAESAR de la NASA el mejor modelo 3D del cometa 67P.

Mucho ha llovido ya desde marzo de 2004, cuando Rosetta se lanzó hacia 67P, pero aún fue hace no más de dos años cuando se anunció su final. Rosetta, ha sido una de las misiones más ambiciosas de la ESA, y también uno de sus mayores éxitos. Al arrojar luz sobre los primeros días de nuestro Sistema Solar, el origen del agua en la Tierra, la naturaleza de los cometas y otras muchas preguntas importantes, Rosetta, se ha convertido en un hito de la exploración espacial.

La sonda espacial Rosetta fue lanzada junto al módulo de aterrizaje Philae por un cohete Ariane 5 el 2 de marzo de 2004. Después de un viaje de 10 años a través del Sistema Solar, el 6 de agosto de 2014 alcanzó el cometa 67P / Churyumov – Gerasimenko (también conocido como 67P) y comenzó su misión científica. Durante casi dos años, Rosetta protagonizó el estudio más detallado de un cometa jamás realizado. Día tras día, la nave espacial enviaba imágenes, escaneos 3D y toneladas de valiosos datos científicos. Estudiando los datos de Rosetta, los investigadores encontraron rastros de oxígeno e hidrógeno en el coma del cometa, y de oxígeno molecular alrededor de todo el cometa. Hallaron una cantidad inesperada de deuterio en el agua del cometa, echando por tierra la teoría hasta entonces establecida sobre el agua de la Tierra proveniente de los cometas. También se reportaron pozos activos relacionados con colapsos de sumideros y posiblemente asociados con algún tipo de evento violento. Y, por supuesto, recopilaron los datos necesarios para crear el modelo 3D de un cometa más preciso hasta la fecha, que nosotros creamos.

Después de un éxito así, muchos científicos están trabajando a tiempo completo para descifrar toda la información que Rosetta envió, pero al mismo tiempo, algunos otros ya están mirando hacia el futuro, desarrollando la misión CAESAR (Exploración Astrobiológica de un Cometa con Retorno de MUestras).

Si finalmente se aprueba el proyecto CAESAR, la NASA se pondrá a la cabeza en investigación cometaria, trayendo de vuelta a la Tierra una muestra de la superficie de un cometa. En 2004, la sonda Stardust tomó muestras de la coma de un cometa, y en 2005 Hayabusa siguió sus pasos trayendo de vuelta un fragmento de asteroide. Pero tomar una muestra de la superficie de un cometa es algo mucho más complicado que todo eso, y es algo nunca se ha hecho, hasta ahora. CAESAR recolectaría alrededor de cien gramos de compuestos volátiles y sólidos del cometa, que, si logran regresar a la Tierra, mejorarán nuestro conocimiento sobre la composición de los cometas cometa de una manera que ahora solo podemos imaginar. Por el momento, sí sabemos que los cometas están formados por materiales de antiguas estrellas, nubes interestelares y por algunos que datan del nacimiento de nuestro Sistema Solar. Así que, tal vez, la muestra que nos traiga CAESAR podría revelar cómo estos materiales contribuyeron a formar la joven Tierra primitiva, y desvelar los orígenes dela vida y los océanos de la Tierra.

Debido a que ya tenemos muchos datos de él, el cometa elegido para la sonda CAESAR es 67P, el mismo que visitó Rosetta hace solo unos años. Para delinear sus primeros bocetos, el equipo de CAESAR nos pidió un modelo 3D de 67P, de modo que nos dirigimos a la base de datos y reunimos toda la información necesaria para crear una figura del cometa adecuada para impresión 3D. Después de superar algunas dificultades técnicas, creamos el modelo final, lo imprimimos a una escala gigantesca y lo enviamos a EE.UU. Donde con suerte estará ayudando a diseñar la misión.

 

Imagen de Portada © ESA