Como parte de nuestro sólido compromiso con la educación y la divulgación científica, hemos diseñado y construido un simulador-demostrador del legendario cohete Ariane 5. El modelo interactivo muestra las diferentes etapas del cohete, y es perfecto para usarse en museos, colegios y otros centros.


El Ariane 5 de Arianespace es el referente mundial en vehículos de lanzamiento con gran capacidad de carga. Puede llevar más de 10 toneladas a órbita de transferencia geoestacionaria (GTO), y hasta 20 toneladas a órbita baja terrestre (LEO). Se han usado 94 cohetes Ariane 5 desde 1996, y 90 de los lanzamientos han sido un éxito absoluto, dejando un porcentaje de éxito global del 96%. Desde Abril de 2003 se han sucedido 80 lanzamientos consecutivos sin ningún imprevisto. Misiones tan reconocidas como Rosetta, XMM-Newton, Galileo, Herschel y Plank fueron puestas en órbita con cohetes Ariane 5, convirtiéndolo en unos de los vehículos de lanzamiento más famosos de la historia.

Aunque existen diferentes variantes con algunas modificaciones, la estructura principal del Ariane 5 es siempre la misma:

Propulsores de Combustible Sólido (EAP): Unidos a cada lado de la EPC hay dos propulsores de combustible sólido. Cada uno contiene unas 240 toneladas de: perclorato de amonio (NH4ClO4) (68%), combustible de aluminio (18%), y polibutadieno con terminal hidroxilo (HTPB) (14%). El motor de combustible sólido (MPS) quema todo ese combustible en poco más de dos minutos, proporcionando un impulso para el despegue de hasta 7.080 kilonewtons (en vacío). Una vez agotado el combustible, los propulsores se desprenden de la estructura principal. Suele dejarse que se hundan en el océano, aunque en ocasiones se recuperan con paracaídas para su posterior análisis (nunca reutilización).

Etapa Criogénica Principal (EPC): La EPC es la mayor fase del Ariane 5. Está compuesta por dos subestructuras: Un tanque gigante con 24 metros de alto y dos compartimentos, uno para hidrógeno líquido (LH2) y otro para oxígeno líquido (LOX); y un motor Vulcan II en la base, que quema las 170 toneladas de combustible en no más de 9 minutos, proporcionando 1.390 kilonewtons de empuje (en vacío). Una vez los propulsores de combustible sólido se han desprendido, la EPC es la única fuente de empuje para el cohete. Cuando se queda sin combustible, también puede hacer una reentrada para estrellarse contra la superficie del océano.

Segunda Etapa: La segunda fase está situada sobre la primera y bajo el compartimento de carga. Aporta el empuje final una vez tanto los EAP como la EPC se han desprendido. Dependiendo de la versión del Ariane 5 pueden ser o bien una Etapa Propulsora Almacenable (EPS) propulsada por metilhidrazina (MMH) y tetróxido de nitrógeno (N2O4) capacitada para la reignición, o bien una Etapa Criogénica Superior (ESC) propulsada por hidrógeno líquido (LH2) y oxígeno líquido (LOX).

Carenado: Sobre todo lo demás, después de los cuatro motores y toneladas de combustible, se encuentra el carenado. El carenado cumple una función aerodinámica y además protege del calor. Cubre la parte superior de la segunda etapa además de toda la carga útil del cohete. Cuando se alcanza altura suficiente (algo más de 100km) el carenado ya no tiene utilidad y se eyecciona, dejando la carga y la segunda etapa al descubierto.

 

Nuestro modelo es un simulador-demostrador físico que muestra estas cuatro estructuras principales. No es como si pudieses ponerlo en órbita, pero es de gran ayuda para entender como se hace esto con los vehículos de lanzamiento reales. Te permite interactuar con las distintas fases, ver cómo encajan unas con otras, y cómo se separan cuando llega el momento.

 

Imágenes © Arianespace